Saltar al contenido

ViewSonic y la evolución de la educación virtual e interactiva

ViewSonic ha sido un líder a nivel mundial en el aprovechamiento de la multimedia como una herramienta que apoya la adquisición de conocimientos a través de medios interactivos. Junto con su software MyViewBoard, la empresa ha desarrollado una plataforma digital que potencia las habilidades didácticas de los docentes y apoya la fácil adquisición de conocimientos de los estudiantes

Durante la crisis de salud que se enfrenta en estos tiempos, muchos docentes han tenido que enfrentar el adaptarse a nuevas metodologías de enseñanza, este es el caso del profesor particular Klicher Sanhueza profesor y Magister en Educación de la Universidad de Santiago de Chile, quien logró reinventarse con éxito tras el brote de COVID-19 usando la pantalla interactiva de ViewSonic, la MyViewBoard IFP6550 de 65 pulgadas con resolución 4K Ultra HD.

Desde hace más de 15 años, Klicher enseña matemática y física a alumnos de Quinto Básico a Cuarto Medio, prepara estudiantes para la PSU (Prueba de Selección Universitaria) y también hace clases de Cálculo, Álgebra y Estadística a universitarios, ya sea como profesor particular o en el preuniversitario. A partir de marzo ya no pudo seguir realizando clases presenciales como acostumbraba y decidió comenzar con las clases a distancia, algo que nunca había hecho. 

Con la intención de lograr que sus clases virtuales fueran tan efectivas como lo eran cara a cara, decidió invertir en una pantalla interactiva y utilizar el software MyViewBoard, el cual convierte la pantalla interactiva en una pizarra que tanto Klicher como sus estudiantes utilizan para desarrollar las clases, y a su vez les permite el intercambio de archivos, documentos, vídeos y todo tipo de contenido multimedia.

Klicher nos menciona que fue la mejor inversión que pudo haber hecho tanto en su vida personal como laboral. Antes, para realizar algunas clases, debía viajar hora y media de ida y vuelta. Ahora lo único que debe hacer es encender su pantalla, por lo cual ha ganado cuatro horas de su vida que antes perdía en el tráfico, lo que le permite disfrutar más con su familia. 

Con sus clases los cambios también han sido drásticos, Klicher nos comenta, “En las clases presenciales los niños se levantaban mucho al baño y a buscar comida, hacían de todo para evitar las lecciones. En cambio, en las clases a distancia se entusiasman con todas las herramientas de myViewBoard. La interactividad hace que estén constantemente atentos, no piden permiso para ir al baño ni se desmotivan. Los alumnos que tenían dos horas de clases me empezaron a pedir cuatro, los que tenían una hora a la semana, pidieron dos”.

Klicher indica que sus alumnos se encuentran tan motivados con la nueva metodología de aprendizaje y enseñanza que muchos no quisieron suspender las lecciones durante las vacaciones de invierno, algo que nunca le había ocurrido durante sus 15 años de docencia. 

Y no solo los alumnos más jóvenes se sienten fascinados con esta nueva modalidad, sino que también los estudiantes universitarios y el mismo Klicher, asegurando que una vez pasada la pandemia al menos el 80% de sus clases seguirán siendo virtuales.

La capacidad de reinventarse y comenzar a hacer clases a distancia ha generado en Klicher resultados que fueron mejores de lo que esperaba, no pierde tiempo en el trayecto a su salón de clases, evita las molestias del mismo y sus alumnos están más entusiasmados en aprender que antes.

Deja un comentario