Saltar al contenido

Reseña: Hobbs & Shaw, lo nuevo de la saga de Rápidos y Furiosos

Parece que vamos a tener Rápidos y Furiosos para rato, y cuenta de esto es que acaba de ser estrenada una secuela que funciona por sí misma en solitario y que se aparta de la historia original y de los personajes principales (Toretto y compañía).

De todos es conocido que Dwayne Johnson y Vin Diesel han tenido desacuerdos dentro del set de grabaciones, y con el interés de explotar la imagen de Johnson que se ha vuelto uno de los actores mejores pagados del mundo, según la revista Fortune, se une a Jason Statham en una nueva aventura pero ahora para salvar a la humanidad.

No basta con explosiones y carros de lujo (dejaron los carros modificados con stickers y lucecitas), ahora tenemos modificaciones corporales para maximizar la fuerza y las habilidades de un nuevo antagonista.

Trama

Hobbs y Shaw ahora trabajan cada uno por propia cuenta, liquidando enemigos y maleantes. Al ser certeros con su trabajo, son contactados por la CIA para detener los actos de un enemigo (Idris Elba), que tiene modificaciones corporales que lo hacen prácticamente indestructible y que desea mermar el número de pobladores del mundo con un virus especial para así salvar a la humanidad de su destrucción.

Lo bueno

Es una película digna para ver en un cine, con poporopos y un audio envolvente, pues está llena de acción desde el principio, con escenas de persecuciones, peleas, disparos y una banda sonora que le inyecta emotividad a la película.

Lo regular

Empieza con clímax desde el principio, cuenta con mucha acción, y aunque sabemos que todo se ha convertido en ficción (a diferencia de las primeras entregas) la disfrutamos como siempre; sin embargo, rompe el ambiente con demasiadas bromas, con cameos y chistes innecesarios y una pelea forzada al final solamente para incluir una trama familiar más.

Lo malo

El director entiende que está haciendo una película para entretener y los actores comparten lo mismo, por lo que está plagada de bromas, clitches y sobre expresiones en los momentos de acción que hacen que se rompa la seriedad de las escenas y te enfoques en reír y disfrutar.

En resumen

No esperes que tenga continuidad con la última de Rápidos y Furiosos. Es más, puede ser una película independiente y seguramente no tendrá hilo en las nuevas secuelas, a excepción de la inclusión de la nueva personaje y la organización todopoderosa al más estilo Reptiliano que controla medios y tiene recursos ilimitados que incluso el más malote de todos que es Shaw les tenía miedo.

Hace varias películas atrás, la saga nos ha llenado de actos y superpoderes a los personajes, con saltos de avión, hundimientos de submarinos, destrucción de tanques, golpe con fierros y saltos entre edificios sin generar una fractura expuesta o desmembramiento de nuestros héroes, porque hablemos claro, de ladrones de electrodomésticos pasaron a ser renegados salvadores al puro estilo Marvel y DC con súper inteligencia, súper habilidades y súper resistencia.

Puedes verla ya en cartelera en las salas de Cinépolis en toda Guatemala.

Deja un comentario